Maternidad

Con el pelo revuelto, los ojos cansados y los tacones mal guardados en un cajón. El espejo refleja su alma cansada,  su mente no encaja las piezas de ese Tetris en que se convirtió. Una chispa en sus ojos, recuerda una rebeldía fugaz. Las arrugas de sus comisuras, la felicidad. Lilit volvió para no volver a marchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: