Archive for the ‘Crecimiento personal’ Category

Jaboneando en Bonsfocs

abril 22, 2012

Hacía tiempo que no cruzaba esas puertas. Dos nacimientos, el de mi hija y el de Mónica, abrieron un paréntesis en el tiempo. Paréntesis necesario y positivo que ha significado una nueva etapa en mi vida; cansada pero enriquecedora.

Cruzar las puertas de Bonsfocs ha sido una vez más reencontrarme en un espacio en el que no puedo evitar sentirme a gusto.

Esta vez la harina dejó paso a fragancias, esencias y aceites. De la mano de Marcela Burgos el sábado pasado aprendimos a hacer jabones: canela, avena, miel, manzanilla, lavanda y buen aceite de orujo. Ingredientes naturales no tan alejados de la cocina sirvieron para dar color, aroma y cuerpo a varios jabones artesanos.

La química de la vida es simplemente fascinante. Cómo la sosa en combinación con determinados aceites y aguas reacciona creando un proceso de jabonización es impresionante.

Con Marcela nos adentramos en la elaboración de jabones de glicerina, de aceites, de Castilla. Aprendimos a calcular qué cantidad de ingredientes necesitamos, cómo conseguir que tengan una buena espuma o un buen acondicionado. Y sobre todo nos fuimos contentos a casa con 4 jabones que reposan arriba del armario curándose hasta que dentro de un mes estén listos  para formar parte del paisaje de mi baño.

Una experiencia inolvidable y con la que bien pronto me pondré manos a la obra.

Un domingo cualquiera con Alvaro Sanz

abril 9, 2012

Despertarme con los ojos pegados, el cuerpo clavado al colchón tras una noche levantándome gracias al maravilloso timbre de voz de la peque. Un domingo cualquiera si no fuera por el sonido del despertador.

Levantarme, una ducha rápida y una silenciosa y larga conversación con la taza de café mientras miro las migas del croissant. Vestirme y apresurarme para una segunda taza de café entre caras amigas mientras esperamos que la clase de Álvaro Sanz empiece.

Es la segunda ocasión que nos cruzamos y sin embargo el tiempo pasa rápido, robamos los pocos minutos que faltan para acabar de hablar.

Me fascino con sus proyectos, por su creatividad y una sensibilidad tan especial.

Nos levantamos y entramos. Nos acoge la antigua sede de ERC en Sants y antiguo teatro con sus techos inalcanzables y la luz irradiando toda la sala.  En la mesa nos esperan otros a quiénes nunca encontramos pero que quizá compartan con nosotras un café otro domingo más cuando su despertador suene una vez más para asistir a un taller de fotografía de Álvaro.

A veces las cosas las tienes a la vuelta de la esquina y lo desconoces. La primera vez que asistí a un taller de Álvaro fue apenas hace un mes. En esa ocasión fue un taller para bloggers. Lo descubrí a través de Kireei y consiguió despertar el gusano fotográfico que  había en mí y que ya daba por extinguido tras una metamorfosi con final triste.

Esta vez me decidí por no esperar mucho y alimentar ese gusano a base de cinco  horas de retoque digital con Lightroom 4. No fuera caso que decidiera volver a invernar ¿Resultado? La cabeza colapsada y el alma entusiasmada. Mucho aprendido y mucho por aprender. Y unas enormes ganas de empezar.

Prácticos, pedagógicos, claros, próximos. Así son sus talleres. Álvaro pone su conocimiento al alcance de todos. Cogiendo sus propias fotos nos enseñó paso por paso delante de la pantalla cómo transformar una buena foto en una foto especial. Inspirador.

Conseguir siquiera las fotos que el descarta están por ahora muy lejos de mi alcance. Pero la sesión de Lightroom ya se ha abierto en mi pantalla y la cámara ha   vuelto a recobrar la función manual y ha sustituido el jpeg por el raw.

Otro domingo, otra sesión. Seguro, otra más.

Sarah Kay, inspiradora

mayo 9, 2011

Con subtítulos en español

Ruidos

enero 7, 2010

2009 ha sido un año de constataciones. De confirmar la incapacidad que tenemos por filtrar nuestras emociones y prejuicios a la hora de tomar decisiones y establecer relaciones con el mundo.

Incapacidad que veo repetirse sin fin y que nos impide avanzar. Avanzar como personas, como sociedad, como profesionales. Incapacidad por la que renunciamos a nuestros sueños y nos anclamos resignados a nuestra realidad cotidiana; por la que ponemos frenos a los sueños de los demás.

Somos seres emocionales a los que nos supone un enorme esfuerzo actuar de forma asertiva ante las decisiones y problemas de nuestra vida. Como si una gran nube de ruido nos impidiera escuchar a los demás y a nosotros mismos.

Durante este año he admirado a personas con un don de comunicación inusual que contrastaba con el que estamos acostumbrados. Este contraste me ha movido a ser mejor y a maravillarme como nunca de la mediocridad que mueve el mundo. Mediocridad en la que me incluyo.

A veces salgo de mi cuerpo en medio de una reunión, de una conversación, y observo por un rato el gran teatro de la vida como espectadora. Como personajes de una gran comedía, adaptamos un rol e interpretamos.

Desde la butaca disfruto del espectáculo. Hay auténticos y auténticas Marquesas de Merteuil y Vizcondes de Valmont en el mundo. Las cabezas adoptan forma de rinoceronte mientras una cantante calva irrumpe en la escena bailando entre luces de bohemia con una cucaracha gigante.

Es el absurdo. Una opereta.

Sonrío,  me indigno, me emociono, aplaudo.

Hace tiempo me propuse dejar de luchar contra el mundo y empezar a luchar por lo que creo. Luchar contra me provocaba un desgaste y un malestar emocional que no me compensaba. Luchar a favor me proporcionaba un espacio para canalizar mi necesidad de justicia desde la racionalidad y la coherencia de mis propios principios.

Me propuse controlar mis emociones para hacer llegar de forma efectiva mi mensaje sin renunciar a lo que creía y escuchar de forma más activa lo que el mundo me quería decir. Lo intenté como profesional, como pareja, como madre, como delegada de personal, como compañera, como hija, como amiga, como hermana. Intenté controlarme al emitir opiniones sin rigor y alejarme del negativismo que nos arrastra como un agujero negro. Lo he logrado con relativo éxito y con más subidas y bajadas que una montaña rusa.

Ahora, al hacer balance de este año, sigo pensando que tenemos el poder de cambiar el mensaje. Si queremos obtener respuestas hemos de aprender a escuchar. Sólo escuchando podremos entender y ser entendidos.

Nos enfrentamos a un mundo hostil lleno de tópicos y falsas creencias, con frecuencia incapaz de hacer reset y liberarse de prejuicios. No alimentemos su círculo, ni sus ideas preconcebidas. Intentemos mejorar nuestro mensaje y hacernos entender mejor. 

Emitamos el mensaje de que nuestros hijos son como cualquier otro, sólo que con más capacidad, y que lo único que quieren es ser escuchados y atendidos de la misma manera que lo sería cualquier otro chaval con otra necesidad específica, sea cuál sea: deportiva, artística, intelectual o emocional.

Borremos la imagen de Einsteins, Mozarts y suicidas potenciales. Informemos con rigor, con objetividad. Enseñemos, vayamos a las escuelas, hagamos charlas. Sensibilizemos, desmitifiquemos y mostremos al mundo que sólo son niños y niñas con mucho que contar al mundo y mucho que aprender. Especialmente el arte de ser feliz.

Campamento base

septiembre 30, 2009

La autora de este blog debe una explicación a tanto silencio. ¿No había nada de qué hablar? ¿No había tiempo? ¿Pereza? Siempre hay cosas que contar, siempre hay tiempo para dedicar aunque a veces se tenga que arañar.

La autora de este blog simplemente se encontraba calibrando una de esas montañas que la vida te pone de vez en cuando en el camino y que hay que franquear si decides avanzar. 

El desnivel de estas montañas puede variar según el relieve del camino. A veces se trata de montículos. En ocasiones presentan grandes curvas que te obligan a dar enormes giros antes no alcances su cima. También las hay pantanosas, escarpadas o impenetrables.   Algunas son desérticas y otras boscosas.  Unas te angustian por el silencio y otras te ensordecen con el ruido.

Montañas, obstáculos, desafíos, retos, caminos, posibilidades.

La autora de este blog se encontraba en medio de una jungla y no veía el camino a seguir. Tuvo que despejarlo. Tomarse una pausa. Descartar posibles vías y evaluar si el objetivo merecía el esfuerzo de abrirse paso entre helechos y palmeras para acabar en un volcán. Lo merecía. Aunque quizá debería tomar otras vertientes, más tranquilas y más largas. Valorar otras vías y también sus propias limitaciones.

Y mientras la autora se encontraba en el campamento base esperando que la tormenta se calmara y estimando todas las opciones disfrutó con Milena Agus y su “Mientras duerme el tiburón”, rió amargamente con unos “Gloriosos” bastardos, descubrió un buen sitio de tapas en Sants, cambió el curso de la historia jugando a Memoir’44 y redescubrió el Parque de Aigüestortes. Se dijo a si misma de no dejar pasar un día sin decirle a su hijo que le quería. Arrancó las tomateras y sembró tulipanes, guisantes, canónigos, zanahorias, rábanos, espinacas y judías.

Llega otoño, época de renovación. Hay que dejar caer las hojas que ya no sirven sin nostalgía para dejar paso a nuevos brotes. Brotes que un día también caducaran merecidamente.

Curso de huerto urbano

junio 3, 2009

El taller Bonfocs dedica un curso de huerto urbano el próximo 13 de junio de 10 a 17 h.

Enseñarán los principios básicos para cultivar plantas en contenedores. Y hablarán de los substratos, fertilidad del huerto, sistemas de riego, las hortalizas que se pueden cultivar en un balcón o terraza, cuáles son las semillas adecuadas, como hacer un semillero, rotaciones de los cultivos, compostaje casero, plagas y principales enfermedades del huerto.

Para inscripciones ir a Bonsfocs

Primavera en un balcón de Barcelona

mayo 20, 2009
n698367509_1705315_5343653

Berenjenas y tomates

n698367509_1705313_6024105

Lechugas y patatas

4451_82103577509_698367509_1705316_5240201_n

La reina del balcón

Sembrando ilusiones

abril 19, 2009

La primavera se abre paso tras un largo invierno. No nos lo pone fácil. Se resiste, pero entre chubasco y chubasco nos muestra todo su esplendor con unos más que anhelados rayos de sol. Y como si coqueteara tras un velo, nos envuelve.

Con ella, la vida se abre paso. Las terrazas de los bares se llenan, los hombros se desnudan, las caras se iluminan, las risas se hacen presentes y los balcones se abren al sol.

Uno de estos, uno más entre muchos de Barcelona, ha cedido espacio a las macetas que por segundo año albergarán un pequeño huerto urbano. Tomateras, lechugas, berenjenas, pimiento, patatas y perejil, son la apuesta de este año. Otro balcón se ocupa de mimar las fresas que mi hijo se ventila cada vez que el rojo transforma su sabor.

La producción no es el objetivo, sino llenar de vida un espacio al que antes sólo tenían lugar las flores. Llenar de vida vigilándolo, regándolo, viendo su progreso y maravillándonos con la naturaleza.

¿Las flores? No os preocupéis, siguen allí. Acompañando y compartiendo espacio e ilusión.

Información y cursos
Bonsfocs
Horturbà

Pilates o la fuerza del control

abril 6, 2009

2664_61111707509_698367509_1488779_721886_n1

Entrar en el mundo de Pilates, es darle la oportunidad al cuerpo de redescubrirse. Encontrar músculos que hasta entonces desconocías y ganar una fuerza y una flexibilidad que ignorabas.
Ojala lo hubiera hecho antes” es la frase más común entre los que nos vemos en las clases. Todos coincidimos en los beneficios para nuestras malogradas espaldas y cuerpos que además se estilizan a medida que avanzamos entrenando.  

La rehabilitación es uno de los pilares de Pilates, pero no el único.

Para muestra, algunas imágenes del Centre Pilates Mònica Ballesteros y sus entrenadoras: Mònica y Meritxell. Ambas excelentes.

2640_64789813655_705258655_1506265_5926457_n5

 2664_61111717509_698367509_1488781_935124_n5

 

 

 

 

 

¿Aún pensáis que es un deporte para “viejos”?  

Centro Mònica Ballesteros

Caceres nº 7. Tel:93.491.33.02 Barcelona

ENTRENO PERSONAL – STUDIO

Sesión individual 35 €

Bono 5 sesiones 150 €

Bono 10 sesiones 300 €

ENTRENO GRUPO REDUCIDO – MAT (de 4 a 5 personas)

2 sesiones semanales 100€/mes

1 sesión semanal 50€/mes

ENTRENO EN PAREJA – STUDIO

2 sesiones semanales 160€/mes

1 sesión semanal 80€/mes

MASAJE DESCONTRACTURANTE (60 min) 40 €

MASAJE DESCONTRACTURANTE (30 min) 30 €

MASAJE RELAJANTE (60 min) 30 €

MASAJE RELAJANTE (30 min) 25 €

FISIOTERAPIA

1 sesión (50min) 40 € 

Mayonesa y café

febrero 12, 2009

Es probable que ya hayáis oído esta historia. No es mi intención hacer de Jorge Bucay, no sabría. Pero los cuentos siempre han estado cargados de intención e ideas. Y este no es una excepción. Hoy me gustaría compartir con todos vosotros un poco de filosofía popular. Porque justamente cuando se nos avecinan tiempos difíciles es importante recordar ciertas cosas:

Un profesor delante de su clase de Filosofía sin decir palabra tomó un frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

Así que el profesor tomo una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno, ellos volvieron a decir que sí.

Luego…el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, así que el profesor pregunto nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un sí unánime.

El profesor enseguida agregó dos tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo: ‘Quiero que se den cuenta de que este frasco representa la vida’. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona. Son cosas, que aún si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.
Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc. La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas. ‘Si ponemos la arena primero en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida’.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, tomate tiempo para asistir al doctor, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua. Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y pregunto que representaba el café. El profesor sonrió y dijo:
‘Qué bueno que lo preguntas… Sólo es para demostrarles, que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.’


A %d blogueros les gusta esto: