La sal de Lilit

La sal de Lilit es un espacio donde impresiones, opiniones y sentimientos se encuentran para mezclarse como en las mejores cocinas: sin aparente orden, con ganas y un poco de locura y por la necesidad de crear y expresar, pero sin pretensiones.

La sal la pone Lilit a quién dedico el nombre de este blog. Por ella y por todas esas grandes mujeres que han sabido decir no aunque para ello hayan tenido que salir del paraíso.

¿Pero quién es Lilit?

Lilit es una figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico. Se la considera la primera esposa de Adán, anterior a Eva. Abandonó el Edén por propia iniciativa y se instaló junto al Mar Rojo, uniéndose allí con Samael y otros demonios. Más tarde, se convirtió en una demoniza que rapta a los niños en sus cunas por la noche y se une a los hombres como un súcubo, engendrando hijos (los lilim) con el semen que los varones derraman indebidamente.

Pero Lilit es más que eso. Lilit soy yo y eres tú.

Lilit es el símbolo de la mujer por excelencia. Es el símbolo al que tristemente muchas culturas y sociedades se empeñan a reducir el papel de la mujer. Pero también es el espejo en el que se reflejan los grandes fundamentos del feminismo universal.

Hermosa y con iniciativa decide plantar cara a Adán al no encontrar satisfacción sexual:

«¿Por qué he de acostarme debajo de ti? —preguntaba—: yo también fui hecha con polvo, y por lo tanto soy tu igual».

Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilit, encolerizada, pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y lo abandonó.

Esta decisión significó su expulsión definitiva del paraíso. Su nombre se convirtió en sinónimo de deshonra y ejemplo de lo que no debe ser una mujer. Su imagen se representaría desde entonces como un monstruo demoníaco temido y a la vez adorado y venerado como un dios.

Pero Lilit no era un dios. Sólo era una mujer. Una persona que un día supo decir no. Y el derecho a decir no, el derecho a opinar, es un derecho universal.

De aquí que más allá del símbolo feminista universal que representa, Lilit sea para mí un ejemplo a seguir por todos y todas. Aunque implique a veces romper las normas.

Una respuesta to “La sal de Lilit”

  1. elenapillarno Says:

    Lilit sólo era una mujer, una mujer que supo decir no y por ello se la castigó…
    lo comparto en facebook!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: