Posts Tagged ‘bonsfocs’

Jaboneando en Bonsfocs

abril 22, 2012

Hacía tiempo que no cruzaba esas puertas. Dos nacimientos, el de mi hija y el de Mónica, abrieron un paréntesis en el tiempo. Paréntesis necesario y positivo que ha significado una nueva etapa en mi vida; cansada pero enriquecedora.

Cruzar las puertas de Bonsfocs ha sido una vez más reencontrarme en un espacio en el que no puedo evitar sentirme a gusto.

Esta vez la harina dejó paso a fragancias, esencias y aceites. De la mano de Marcela Burgos el sábado pasado aprendimos a hacer jabones: canela, avena, miel, manzanilla, lavanda y buen aceite de orujo. Ingredientes naturales no tan alejados de la cocina sirvieron para dar color, aroma y cuerpo a varios jabones artesanos.

La química de la vida es simplemente fascinante. Cómo la sosa en combinación con determinados aceites y aguas reacciona creando un proceso de jabonización es impresionante.

Con Marcela nos adentramos en la elaboración de jabones de glicerina, de aceites, de Castilla. Aprendimos a calcular qué cantidad de ingredientes necesitamos, cómo conseguir que tengan una buena espuma o un buen acondicionado. Y sobre todo nos fuimos contentos a casa con 4 jabones que reposan arriba del armario curándose hasta que dentro de un mes estén listos  para formar parte del paisaje de mi baño.

Una experiencia inolvidable y con la que bien pronto me pondré manos a la obra.

¿Te has preguntado nunca de dónde salen los croissants?

febrero 24, 2010

Taller de desayuno francés: Or…yes, we can

Esto es magia

febrero 14, 2010

Siento cierta fascinación cada vez que observo la maravillosa química de la vida al alimentar la masa madre o levar el pan. No puedo evitarlo. Me siento irresistiblemente atraída por las burbujas que se forman y no dejo de sorprenderme por lo que puede llegar a crearse partiendo sólo de harina y agua. 

Disfruto observando a través del cristal los cambios que se producen día tras día, hora tras hora. Y no sólo observo, huelo cada transformación. 

Es la naturaleza en todo su exponencial.

Esta atracción por la magia de la vida es la que me empuja a seguir aprendiendo, experimentando y descubriendo al igual que a los compañeros y compañeras que voy encontrando por el camino en los talleres. Juntos aprendemos y compartimos nuestras ganas por entender y mejorar. 

Alimentar, resucitar, revivir, secar, rehidratar, compartir. La masa madre es como un bebé. Hay que mimarla. Y las harinas son todo un mundo. Todo tiene su qué y su razón de ser. 

Desafortunadamente no dispongo del tiempo que desearía para elaborar pan. Pero disfruto mimando mi masa madre día tras día mientras espero que llegue el sábado para meterme de lleno manos en la masa y elaborar de la nada un pan rústico o un maravilloso pain brioché con que vestir las mesas el fin de semana. 

Tendré que contenerme, porque este sábado volví de nuevo a Bonsfocs. Esta vez para iniciarme en la vionnesserie. Otra vertiente que promete y mucho.

De momento os dejo con unas imágenes del pasado taller. En posteriores posts espero poder mostrar parte de sus secretos.  Parte del encanto es poder compartir.

Desayuno francés

febrero 14, 2010

Brioche: parte del resultado del taller de desayuno francés

La buena miga

febrero 7, 2010

Pan integral con nueces y orejones

Horneando pan en Bonsfocs

febrero 6, 2010

Pan rústico y pan de centeno

Taller infantil en Bonsfocs

enero 13, 2010

De tal palo tal astilla. Y la presencia de pain brioché en nuestros desayunos los domingos por la mañana tenían que acabar creando escuela. 

Al menos consiguieron despertar la curiosidad del gourmet de la casa: mi hijo.

Aprovechando las fiestas navideñas decidimos ponernos manos a la masa y lo inscribí a un taller infantil de dulces. ¿ Dónde? Pues en Bonsfocs, ¿cómo no?

Tres horas de clase con resultados sorprendentes: dos muñecos de gengibre, un pan de chocolate con árandanos y barritas de cereales.

Mi hijo salió encantado del curso y nosotros también (no veas cómo estaba el pan).

Decidamente es una actividad más que recomendable: diferente, sana y divertida. No sólo de balón se alimenta el hombre.

Bonsfocs: aroma de pan

noviembre 13, 2009

Sábado por la mañana. La pereza se instala en mi cuerpo. Nada que no se cure frente a un buen café con leche y un delicioso pan de arándanos y chocolate. El frío se queda en la calle, tras la puerta. La calidez del ambiente me recuerda el por qué de estar allí.

IMG_5100

Seis españoles en una clase de pan francés impartido por una profesora canadiense en inglés y traducido por una holandesa con acento andaluz. Podría ser el inicio de un chiste pero no lo es. Sólo es el reflejo de la variedad cultural que abraza esta ciudad y que sin embargo comparte un mismo perfil: el gusto por las pequeñas cosas.

Joan y Mónica lo han hecho posible una vez más en un espacio que intenta recuperar tradiciones a través de los fogones. Jean Benoit, magnífica profesora, hizo el resto.

Descifrar ingredientes con reglas de tres, dar forma a un proyecto y sentir la voluptuosidad de la textura de la masa en tus manos. Sin prisas.

IMG_5093

El tiempo no se detiene, simplemente toma otra dimensión.

Primero la masa, reposar, volver a amasar, reposar… A cada pan un tiempo.

Exigencia, precisión, paciencia y una buena dosis de energía para amasar.

Hacer pan puede convertirse en una buena terapia anti-stress.

IMG_5099Y entre paso y paso, una nueva oportunidad para saborear un café, entablar una charla, descubrir un poco más de la historia de ese pan, saborear una choucroute casera deliciosa o simplemente conocerse un poco mejor.

IMG_5117

No es la velocidad del tiempo la que cambia, es la calidad.

IMG_5129El resultado: Las mejores baguettes, pain de campagne y pan brioché que he comido nunca.

La prueba: pasaron el test de mi compañero francés a pesar de la poca gracia que tuve dándoles forma 😉

No puedo esperar al próximo taller: desayuno francés. Seguro que no será el último.

Más información e imágenes:

http://bonsfocs.blogspot.com

 

¡Que se enciendan los fogones!

agosto 30, 2009

Setiembre: vuelta al cole y a los fogones. Y entre todas las ofertas de cursos que hay pienso encontrar tiempo para ensuciar mis manos en una masa madre. 

Inglés, gimnasio…sí, pero necesito algo que me invite a la creatividad, algo que estimule mi mente y mis sentidos. Dedicar un sábado a descubrir cómo elaborar un pan de centeno o preparar unos antojitos mexicanos. Quizá no sirva para mi curriculum, pero la satisfacción de crear algo con mis manos, ver el producto de mi trabajo y compartirlo es genial. 

Bonsfocs abre la temporada con nuevos talleres: panes artesanales, jabones naturales, huerto urbano, cocina internacional…Los más pequeños también disponen de su curso de dulces y pan.

Una oportunidad de hacer algo distinto en un espacio único y familiar.  

¡No sé por cuál empezar!

Bonsfocs: una pausa en el camino

junio 14, 2009

En un ambiente familiar y agradable, Joan y Mónica aprovechan un espacio privilegiado para recuperar tradición y cultura. Sus talleres, con un número reducido de asistentes, son una sencilla invitación a la pausa.

Elaborar pan, croissants, jabones, introducirte en la cocina internacional o descubrir cómo montar un huerto urbano es posible en tan sólo unas pocas horas. Unas horas donde el ajetreo diario se para y te recuerda que hay un ciclo natural para cada cosa. 

El pan necesita amasarse y reposar antes de volverlo amasar y ponerlo a cocer. Los tomates no pueden sembrarse en invierno y a los pimientos les encanta tostarse al sol. Todo necesita su tiempo y una dedicación casi ritual. 

Nada sabe igual cuando son tus manos quienes lo cocinan y lo sacan del horno. Nada sabe igual cuando eres tu quién corta la rama que soporta ese tomate o quién recoge la lechuga que aliñarás más tarde. 

La vida en la ciudad y el ritmo que esta exige acaba haciéndonos creer que las cosas se obtienen por arte de magia. Vas al supermercado y tienes fresas en cualquier época, compras pseudo pan que a la mañana siguiente no te puedes comer y aprovechas para pillar algunos burritos para la cena. Todo es fácil y rápido. 

De ahí la necesidad de detenerse ni que sea un momento al día, mirar alrededor y encontrar el espacio interior que te permita un equilibrio contigo mismo. 

Salir por la mañana al balcón o al atardecer para ver si ha salido alguna nueva flor, si ya ha salido algún fruto o hundir las manos en la masa obligan a tomarte esta pausa y a entrar en contacto con el ritmo natural de la vida. 

El sábado disfruté de 9 a 5 de un curso de huerto urbano que se hizo corto por la cantidad de cosas a aprender. Engràcia, técnica agrícola y coordinadora de la formación de horturbano, fue la responsable de mostrarnos cómo compostar, crear nuestros propios recipientes, reconocer amigos y enemigos de hortalizas y a hacer de nuestro pequeño huerto urbano un proyecto sostenible y ecológico.  

La mayoría de los que estábamos allí ya disfrutamos en casa de alguna que otra maceta con huéspedes poco habituales en la ciudad. Un grupo variado de personas con la misma curiosidad y ganas de entender.  

La agricultura en recipientes es complicada ya que las plantas están en un hábitat mucho más exigente y estresante, con un espacio limitado y condiciones más duras. Pero esto no impide disfrutar de unas zanahorias, unos rábanos y hasta de una sandía casera. Querer es poder. 

Con una buena planificación que tenga en cuenta rotaciones de siembras puedes ir comiendo todo el año alguna que otra verdurita cien por cien ecológica.  

Joan y Mónica se encargaron de hacerlo todo más próximo con una cálida bienvenida con pan de chocolate y café y un delicioso almuerzo. Un encanto de pareja. 

El 4 de julio cierran la temporada con un taller infantil de pan y dulces. Los próximos talleres se abrirán en setiembre.

Bonsfocs


A %d blogueros les gusta esto: